Un ejemplo sencillo para comenzar en Origami

origajpg1


En el día de ayer, te invitábamos a introducirnos en el conocimiento de esta práctica (el origami), comentando entre otros apectos, el origen del término, sus alcances y algunos ejemplos al respecto.


Pero nada como poner manos a la obra cuando de origami se trata. Hemos encontrado esta interesante propuesta que puedes apreciar con claridad en la imagen de revistadini.com.


La imagen es muy clara por sí misma y no necesita que yo aporte muchas descripciones. Sólo vale la pena subrayar que debes partir de un trozo de papel, cuyas medidas en sí no interesan (sólo respecto al tamaño de la figura final que deseas construir), pero sí debe cumplir dos condiciones: ser cuadrado perfecto (es decir los cuatro lados iguales) y ser de diferente coloración en el anverso que en el reverso.


Así, siguiendo con cuidado y paso a paso los dibujos, harás los dobleces con paciencia y obtendrás la figura de esta primera propuesta bien fácil y apropiada para comenzar: un pez.


Busca el papel de tu agrado, corta un cuadrado perfecto y … manos a la obra!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*