Un pequeño vivero como centro de mesa


Un pequeño vivero se puede transformar en un elegante centro de mesa si se acompaña con una decoración extra como velitas y una linda mantelería. Por otra parte, con este proyecto puedes logra un arreglo permanente para ambientar un rincón con la frescura de las hojas naturales y el verde intenso de las plantas.


Sólo harán falta algunos plantines y piedras, que además de proteger decoran con su contraste. Diferentes colores, formas y alturas son las consignas principales. Para quienes aman la jardinería y los aromas de la tierra, una opción muy tentadora para poner en práctica.


CÓMO HACERLO


1. Serán necesarios: una boina de vidrio, plantas de palmito, salvia, erika, lavanda y piedras.
2. Sacar las plantas de las macetas y removiendo un poco la tierra, meterlas dentro de la boina formando un conjunto armonioso. Dar altura con el palmito en la parte posterior, presionar la tierra y colocar piedras para decorar y proteger las raíces.


Cómo puedes conservarlo: Rociarlo periódicamente manteniendo siempre la humedad de la tierra.
Qué recipientes usar: Son ideales las peceras de boca pequeña porque conservan la humedad interior. ser melisa, menta, estragón o hierba buena.
Qué plantas utilizar: Este arreglo lo puedes hacer con hierbas aromáticas como ser melisa, menta, estragón o hierba buena.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*