Cómo quitar la cera vieja de los muebles


Los pisos, paredes y los muebles de madera encerada son cálidos y dan prestancia a los ambientes. A menudo se pasa cera sobre cera y se da lustre. Pero este procedimiento no puede hacerse continuamente, pues la cera vieja va aprisionando polvo y termina por adquirir un tinte percudido.


Antiguamente se abusaba del aguarrás para quitar la cera vieja, pero se observó con el paso del tiempo que resecaba la madera y levantaba el pegamento de las maderas. Es cierto que en la actualidad existen productos apropiados en los comercios para quitar la cera antigua, pero lo mejor es una práctica, quizá un poco más trabajosa, que deja perfectamente limpia la madera y sin dañarla.


1. Ponga en un balde agua tibia mezclada con un limpiador de pisos o muebles o con un poco de amoníaco y aplique con un paño abarcando zonas pequeñas por vez. Antes de que se seque vuelva a humedecer de la misma forma.
2. Cuando note que la cera y la suciedad atrapada en ella comienzan a aflojar, retire con otro paño limpio y seco ( también puede hacerlo con papel de diario que absorbe bien la grasitud y la humedad). Si quedan manchas rebeldes, pase sobre ellas un trozo de lana de acero seca. Para comprobar si no quedan vestigios de cera, pase la uña por la madera.
3. Pase ahora un trapo húmedo por el área tratada y comience a limpiar otra zona.
4. Cuando tenga todo seco, pase un trapo limpio y seco para retirar polvillo y pelusas y aplique entonces la cera nueva.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*